1.2. La lógica interna del boxeo

Deja un comentario

14 octubre, 2016 por Charrua Hapkido y Tkd Paysandu

 La lógica interna se define como “el sistema de rasgos pertinentes de una situación motriz y de las consecuencias que entraña para la realización de la acción motriz correspondiente” (Parlebas, 2001, p. 302). El boxeo, atendiendo a su estructura funcional o al desarrollo de la misma se clasifica como un deporte de combate (Bouet, 1968; Durand, 1969; Knapp, 1979). Parlebas (1981) propone considerar a toda situación motriz como un sistema de interacción global entre un sujeto actuante, el entorno físico y el/los otro/s participante/s eventuales, identificándose a partir del establecimiento de una interacción motriz (socio-motricidad) por la oposición contra adversarios, en la cual el boxeo se inserta en el sistema global de duelos deportivos. La actividad boxística constituye un duelo individual de interacciones motrices directas en los que la naturaleza del blanco y los medios para alcanzarlos se convierten en factores determinantes (Parlebas, 1988). Por ello, la lógica interna de los combates singulares es una lógica de destrucción real o simbólica del cuerpo humano (Parlebas, 1988). En esta disciplina debido a la corta distancia de guardia, los espacios individuales de interacción y el espacio-objetivo coinciden con el cuerpo del adversario, los daños orgánicos pueden aun acarrear graves traumatismos. Las características de la lógica interna vienen dadas por la propia definición de la acción motriz y están ligadas directamente al sistema de obligaciones impuesto por las reglas del juego deportivo (Parlebas, 2001). El propio autor define la acción motriz como el proceso de realización de las conductas motrices de uno o varios sujetos que actúan en una situación motriz determinada y, a su vez, especifica que el contrato lúdico es un acuerdo explicito o tácito que vincula en un juego a quienes participan en el mismo, fijando o cambiando su sistema de reglas (Parlebas, 2003). Debemos encauzar el análisis de la descripción de la lógica interna del boxeo, por una parte, al referido proceso conductual y, por otro, al contrato lúdico en que se desarrolla el mismo. Dicha descripción, por tanto, se expresará a través de la caracterización de los elementos que delimitan la lógica interna del boxeo: espacio, tiempo, objeto y las relaciones entre los participantes. En los siguientes apartados desarrollaremos las particularidades del boxeo en relación con cada uno de los parámetros estructurales. Estos elementos vienen marcados Capítulo I. Un acercamiento al boxeo 12 por el reglamento de la Asociación Internacional de Boxeo Amateur (AIBA) y de la Federación Española de Boxeo (FEB). 1.2.1. El espacio Todas las acciones de juego se desarrollan en el interior de un espacio claramente definido y delimitado; todo lo que se produzca fuera de él carecerá de sentido (Parlebas, 1974). La utilización del espacio por parte de los competidores es un factor fundamental que condiciona la actuación en las diferentes situaciones en las que se desarrolla un combate de boxeo. El espacio en que se desarrolla la actividad competitiva en el boxeo, se denomina ring o cuadrilátero. El mismo debe cumplir determinadas normas establecida por el principal organismo rector de este deporte en el mundo, que es la Asociación Internacional de Boxeo Amateur (AIBA), el cual establece para todos los eventos boxísticos tanto nacionales como internacionales, las siguientes dimensiones y condiciones: Dimensiones: será una estructura cuadrada de unas dimensiones mínimas de 4,90 metros cuadrados (16 pies) y máximas de 6,10 metros cuadrados (20 pies). Esta medida será tomada en el interior del cuadrilátero formado por las cuerdas. La superficie del piso de lona (grosor de 1,3-1,9 cm.) sobre la que combaten los púgiles no estará a menos de 91 cm. ni a más de 1,20 m. con respecto al piso firme del local. Plataforma y protección de las esquinas: la plataforma deberá estar construida sólidamente, bien nivelada, sin irregularidades en su superficie ni elementos sobresalientes que obstaculicen los movimientos y deberá tener un margen mínimo o prolongación 0,50 m. por fuera de la línea de las cuerdas. Estará provisto de cuatro postes uno en cada una de las esquinas, forrados o construidos de tal manera que los boxeadores no puedan herirse contra ellos. La zona interior del ángulo formado por las cuerdas en cada esquina estará protegida con una colchoneta estrecha vertical que cubra al mismo tiempo los ángulos formados por las cuatro cuerdas impidiendo que los competidores puedan golpearse con los mecanismos tensores de las mismas. Las protecciones acolchadas de las esquinas (o rinconeras) se dispondrán de la siguiente manera de acuerdo con la posición de la mesa del jurado: la esquina izquierda del ring, la más próxima a la mesa del jurado, será de color rojo, la esquina izquierda más alejada, de color blanco, la esquina derecha más alejada de color azul, la esquina Capítulo I. Un acercamiento al boxeo 13 derecha más próxima de color blanco. Por lo tanto, la mesa de oficiales, situada en un lateral del ring, tendrá a su izquierda un rincón rojo y a su derecha, uno blanco. El ring dispondrá de tres escaleras. Dos escaleras en las esquinas roja y azul, opuestas, para los boxeadores y los entrenadores, y otra escalera en la esquina neutral, a la derecha de la mesa de oficiales para los árbitros y los médicos (ver Figura 1.1, tomada de http://www.deportes.info/cat/boxeo/). Figura 1.1. Representación del ring o cuadrilátero descrito anteriormente. Condiciones: Tendrá cuatro cuerdas, bien estiradas y tensas, de 3 cm. como mínimo de diámetro y de 5 cm. como máximo, han de estar a una altura de 40 / 45 cm., 70 / 75 cm., 100 / 105 cm., 1,30 / 1,35 m., respectivamente. Las cuerdas estarán forradas con un material blando o liso, unidas entre sí en cada lateral y a intervalos regulares con dos cintas de lona o loneta de 3 a 4 cm. de ancho. Estas cintas de tela o loneta no deberán deslizarse a lo largo de la cuerda. Entre cuerdas la distancia nunca excederá los 31 cm (ver Figura 1.2, tomada del reglamento de la Federación Española de Boxeo, 2007). Capítulo I. Un acercamiento al boxeo 14 Figura 1.2. Representación de las medidas entre cuerdas del ring. La relación con el medio se aprecia por la información que el sujeto obtiene a partir del medio material a fin de organizar sus conductas motrices (Parlebas, 2001). Si ese entorno es estable y reconocido por el individuo actuante, la cantidad de información que proporciona tiende a ser nula. Si es fluctuante y cargado de imprevistos, la cantidad de información obtenida es considerable y varía dependiendo del nivel de aprendizaje del sujeto y de su grado de familiarización con la situación alcanzando una incertidumbre máxima (Parlebas, 2003). Atendiendo al criterio de presencia o ausencia de incertidumbre, el espacio de juego se puede distribuir en tres categorías: domesticado, semi-domesticado y salvaje (Parlebas, 2001). El espacio domesticado es aquel donde existen imprevistos e incertidumbre que pudiera proceder de su entorno, quedando anulado la dimensión informacional casi del todo y omitida la descodificación semiótriz. El espacio semidomesticado o parcialmente adaptado, es aquel donde hay señales (orientación), pero el espacio sigue siendo móvil o cambiante (con incertidumbre) y el actuante necesita leer su entorno y tomar decisiones sobre él. El espacio salvaje aparece cuando el medio no ha sido adaptado y es completamente o en gran parte incierto (cambiante, móvil), donde impera la incertidumbre y, por tanto, el participante debe tener la capacidad de leer indicios pertenecientes a este entorno para poder orientarse y tomar las decisiones necesarias (semiotricidad respecto al medio). Capítulo I. Un acercamiento al boxeo 15 El boxeo se desarrolla en un espacio domesticado. El ring o cuadrilátero presenta una serie de subespacios funcionales diferenciados, fijos e inmóviles (no varían ni su posición, ni su dimensión), estos subespacios se identifican con las cuatro esquinas presentes en el ring, dos de color blanco, opuestas entre sí, y otras dos igualmente opuestas de colores azul y rojo respectivamente, en las que de forma reglada se ubican los competidores durante los descansos al finalizar cada asalto, así como en las interrupciones durante cada asalto. El reglamento oficial de AIBA (2010), regula los modos, momentos y situaciones en los que se hace uso de estos subespacios: • Subespacio #1: este subespacio se identifica con las esquinas roja y azul y en ellas los competidores son atendidos en el minuto de descanso entre asaltos; se acerca el árbitro para que se limpie con agua el protector bucal en caso de caer al suelo durante el combate o para que el entrenador seque al boxeador si está excesivamente mojado después del minuto de descanso, etc. • Subespacio #2: este subespacio se identifica con las esquinas blancas y en ellas los árbitros orientan a los competidores para que se ubiquen siempre que ocurre una interrupción durante los asaltos, ya sea por causa de una cuenta de protección, penalización, intervención médica u otra situación parecida, recogida en la reglamentación oficial del boxeo amateur. Un elemento en relación al espacio y la utilización del mismo en este deporte lo ocupa la figura del árbitro, que se encuentra dentro del ring durante todo el combate y, aunque tiende a ser excepcional, se han dado casos en los que los competidores han tropezado, e incluso golpeado a este en la realización de sus funciones. En ambos casos no se percibe ninguna amonestación, ni penalización, siempre que sea evidente la involuntariedad de la acción. En el boxeo se desarrolla un alto nivel de orientación espacial debido a que sus acciones se ejecutan y desarrollan, en general, en un área muy limitada por su reglamentación. En tal sentido el boxeador debe conocer la posición que él ocupa en el área correspondiente frente al adversario, desarrollándose una capacidad de valorar con exactitud el espacio en el que se encuentra y orientarse, en el sentido indicado, para tomar una decisión apropiada antes de ser puesto contra las cuerdas o esquinas. De ahí Capítulo I. Un acercamiento al boxeo 16 que la orientación espacial constituye una cuestión imprescindible para la excelencia en la gestión boxística y, por extensión, para la obtención de altos resultados competitivos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: