1.2.2. El tiempo

Deja un comentario

14 octubre, 2016 por Charrua Hapkido y Tkd Paysandu

 En relación al aspecto formal, un combate de boxeo tiene una duración que varía en función de la categoría de edad. En el caso de la categoría de cadetes masculino y femenino tiene una duración de tres tiempos de dos minutos cada uno, con un minuto de descanso entre los asaltos uno-dos y dos-tres; las categorías juveniles y senior masculino tienen una duración de tres tiempos de tres minutos cada uno, con un minuto de descanso entre los asaltos uno-dos y dos-tres; y las categorías elite y juveniles femenino tiene una duración de cuatro tiempos de dos minutos cada uno, con un minuto de descanso entre los asaltos uno-dos y dos-tres. Este tiempo transcurre de manera ininterrumpida, independientemente de que por cualquiera de las razones justificadas del reglamento se detengan las acciones del combate. Extraordinariamente el árbitro puede pedir al juez cronometrista que detenga el tiempo, estas peticiones pueden ser debidas a causa de un golpe no válido que deja al oponente en desventaja a la hora de reanudar el combate, por una interrupción ajena a la voluntad de los competidores, un fallo del fluido eléctrico, etc. El árbitro tiene autoridad para detener las acciones del combate tantas veces como considere oportuno para garantizar y hacer aplicar todos los aspectos reglados del combate, indicando mediante un gesto la falta cometida por el precepto que fuere en el desarrollo de cualquier acción. Los competidores tienen además derecho a un minuto de descanso entre asaltos, a tres cuentas de protección en un asalto y hasta un total de cuatro durante todo el combate. Durante este tiempo el boxeador dispone de 10 segundos para recuperarse de una acción que puede afectar a su estado de conciencia o limitar su capacidad física. El tiempo está estrechamente vinculado al espacio y al uso que se hace de este. El combate de boxeo transcurre en una relación entre los participantes, esta interacción ocurre en un espacio y en un tiempo determinado. Si un boxeador ejecuta un recto con la mano anterior a la cabeza a su oponente (relación de contracomunicación), esta interacción ocurre en un determinado espacio (zona del ring) y en un tiempo (momento) donde los competidores desarrollan sus respectivas acciones motrices deportivas. La utilización del espacio se relaciona igualmente con el tiempo y, desde luego, con la interacción de los participantes, concretamente con el uso que se hace del espacio Capítulo I. Un acercamiento al boxeo 17 en función de la puntuación y el tiempo límite de duración del combate y los asaltos (como hemos planteado anteriormente tiene una duración de tres y cuatro asaltos de tres y dos minutos cada uno, según sea el caso, con un minuto de recuperación entre asaltos). Con una puntuación ganadora, sin duda alguna, el competidor evitará el intercambio de golpes y, por tanto, hará un énfasis en el desplazamiento defensivo utilizando todo el espacio disponible para alejarse de su oponente, quien por su parte y condicionado por la gestión defensiva del contrario, se ve obligado a cortar el paso con desplazamientos en función ofensiva para buscar el intercambio de golpes que le permita irse arriba en la puntuación. Esta dinámica, tanto de ritmo de combate como del espacio, y su utilización en función del tiempo límite del combate, evidencia una relación inversamente proporcional, en la medida en que el tiempo transcurre y se acerca al tiempo límite final. El ritmo de combate y la utilización del espacio aumentan debido a las características propias del ejercicio competitivo de este deporte. Otro elemento a destacar se identifica con la relación entre el tiempo y el ritmo de las acciones. El ritmo de combate se relaciona esencialmente con el número de acciones ofensivas ejecutadas (efectivas o no) por unidad de tiempo (equivalente a dos y tres minutos, según sea el caso), por ello, el ritmo de combate está determinado por el ritmo (cantidad) de golpeo. Existe un comportamiento ascendente en el ritmo del combate a medida que transcurre el asalto, y llegado a los últimos diez segundos del tiempo total del asalto, se alcanza su máximo nivel. Este esfuerzo final está tan asumido por parte de los competidores (conscientes de que seguidamente pasarán al descanso) que los jueces-cronometristas les hacen saber a los competidores que faltan solo esos diez segundos dando unos golpes en la base metálica del ring, ésta es una práctica que se lleva a cabo, tanto en eventos nacionales como internacionales. Una particularidad en este deporte la constituye la necesidad que tiene el boxeador de recurrir constantemente a una exacta apreciación de la duración de los ejercicios o de los movimientos que tiene que hacer en correspondencia con lo que realiza el contrario dentro del tiempo del combate. De ahí el desarrollo de la percepción del tiempo. De esta forma, el deportista debe poseer una alta agudeza para valorar el tiempo en que transcurren las acciones, así como el tiempo general en que se desarrolla el combate.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: