Ali pegaba con la palabra

Deja un comentario

4 junio, 2016 por Charrua Hapkido y Tkd Paysandu

Muhammad Ali era tan recordado por su estilo y capacidad boxistica como por su habilidad para la palabra. Repasá memorables frases sobre religión, boxeo, guerras y autocrítica.

Muhammad Ali en Las Vegas. Foto: EFE

EFE sáb jun 4 2016 10:12

La trayectoria profesional del legendario Muhammad Ali, que la pasada noche falleció a la edad de los 74 años, estuvo marcada siempre por sus genialidades antes, durante y después de cada una de las 61 peleas que realizó.

Antes de que subiese al cuadrilátero ya había generado una expectación inusitada con su dialéctica, irreverente, mezcla de premonición, confianza, sentirse superior y sobre todo ganador.

Tampoco callaba durante la pelea, y mucho menos cuando las concluía con triunfo en 56, incluidas 37 por la vía del nocáut, y cinco derrotas.

Esa personalidad, única y extrovertida, hizo que en 21 años que estuvo como profesional, incluidos tres y medio de suspensión sin poder boxear por negarse a ir a la guerra de Vietnam, le diese tiempo a expresar frases que ya forman parte de la historia del boxeo y del deporte estadounidense y mundial.

Vea algunas de sus frases más recordadas

-“Soy el más grande”. (“I am the greatest”)

-“Vuela como una mariposa y pica como una abeja. Golpea mi amigo, golpea” – Es una cita de Drew Bundini Brown, uno de sus entrenadores y de las personas que siempre estaban en su esquina. 

-“No tengo ningún problema con los Vietcong” – El 17 de febrero de 1966.

-“En el cuadrilátero hay un árbitro para detener el combate si un combatiente está en riesgo de sufrir demasiado. El boxeo no tiene nada que ver con la guerra y sus ametralladoras, sus bazookas, sus granadas y sus bombarderos” – Durante una manifestación contra la guerra de Vietnam en Chicago (1967).

-“Hicieron lo que consideraron justo y yo hice lo que yo pensé que era justo” – En referencia de la voluntad del gobierno estadounidense por encarcelarle. 

-“No eres tan tonto como pareces, he visto a tu mujer” – Al presidente de Filipinas, Ferdinand Marcos, antes del “Thrilla en Manila”, su tercer y último combate contra Joe Frazier. 

-“¿Creéis que el mundo se ha sorprendido por la dimisión de Nixon? Esperad a que le parta el culo a George Foreman. Vuelo como una mariposa, pico como una abeja, sus puños no pueden tocar lo que sus ojos no pueden ver. Ahora me ves, ahora no me ves. George cree que puede pero yo sé que no. Ya me he batido contra un cocodrilo, ya he luchado contra una ballena. La semana pasada maté una roca, herí una piedra y envié al hospital a un ladrillo. Soy tan malvado que vuelvo enferma a la medicina” – Antes de volver a ganar el título tras una victoria ante Foreman el 30 de octubre de 1974.

-“Él (Dios) me dio la enfermedad de Parkinson para mostrarme que era un hombre como los demás, que tenía debilidades como todo el mundo. Es todo lo que soy: un hombre” – Durante una entrevista en 1987. 

– La justificación que dio cuando el 30 de junio de 1967 decidió cambiarse de nombre y explicó que “Cassius Clay era el nombre del negrero”.

– La manera como reaccionó cuando le preguntaron el 9 de marzo de 1971, un día después de perder ante el legendario Joe Frazie, y uno de sus asistentes quiso echar a los periodistas de la habitación del hotel donde se encontraban.

“No, dejen que se queden. Hablo cuando gano, tengo que hablar cuando pierdo”, le dijo Ali y su asistente.

– La sentencia a su favor del Tribunal Supremo de Justicia de Estados Unidos, el 28 de junio de 1971, tras evadir el alistamiento para ir a la Guerra de Vietnam, le generó la expresión de “Ya celebré. Recé a Alá”.

– También sobre el mismo asunto y los intentos del gobierno de enviarle a presión. “Ellos hicieron lo que les pareció correcto, y yo hice lo que me pareció correcto”.

– Su triunfo sorpresa ante George Foreman, en Kinshasa, el 1 de octubre de 1974, que recuperó el título mundial del peso pesado. “Le dije a todos mis críticos que soy el mejor de la historia. Nunca esperen que pierda hasta que tenga unos 50 años”.

– En cuanto a su compromiso social como negro que se sintió discriminado, Ali dijo: “No puedo hablar el inglés perfecto de los blancos, pero tengo sabiduría”.

– También dijo: “Soy América. La parte que no van a reconocer. Pero acostumbraos a mí. Negro, confiado, chulo, a mi nombre, no el suyo; mi religión, no la suya; mis metas, la mía propia; acostumbrarse a mí”.

– Su compromiso con la religión del Islam, al que se convirtió le hizo decir: “Alá es el más grande. Yo sólo soy el boxeador más grande”.

– También le hizo famosa la frase de “el servicio que haces por los demás es el alquiler que pagas por tu habitación aquí en la Tierra”, recordaba siempre Ali cuando le preguntaban por la ayuda que siempre dio a los más necesitados. EFE

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: